El martes, un distrito escolar en Texas ha reimplantado el castigo corporal. Ahora los estudiantes que se portan mal en clase serán azotados (no tan fuerte, claramente) hasta que obtengan mejores calificaciones. 

Aunque hay poca evidencia de que el castigo corporal ayude a los estudiantes a enfocarse mejor o mejorar sus puntajes en las pruebas, la junta de síndicos de la Escuela Independiente de Three Rivers en el sur de Texas cree que ayudará. 

Ahora están enviando remos a sus maestros para ser utilizados como castigo corporal cuando los estudiantes se portan mal. Y los maestros realmente necesitan el dispositivo para controlar a sus estudiantes.

El distrito escolar espera que esto ayude a mejorar el comportamiento en el aula para que los estudiantes puedan retener más información y mejorar los puntajes de prueba decrecientes del distrito.


Los padres tienen que dar consentimiento a la escuela para poder que los maestros usen estas especies de paletas y azoten a sus hijos cuando se portan mal. Y lo curioso es que muchos lo están aceptando. ¿Qué opinas tú?